Historia

La Casa Real de Portugal es una institución familiar, integrada por los miembros de la familia reinante en Portugal desde el 26 de julio de 1139, cuando el entonces Conde de Portugal, Dom Alfonso Enríquez, aún en el campo de batalla, fue aclamado por sus tropas como Rex Portugallensis o Rey de los Portugueses, como reconocimiento a la heroica y contundente victoria cristiana tras la Batalla de Ourique.

En plena Reconquista y después de las guerras de independencia. El 5 de octubre de 1143 se lleva a cabo la firma del Tratado de Paz de Zamora, donde el rey Alfonso VII de León y Castilla, el título de Rey de  Portugal a Dom Alfonso Enríquez. Dom Alfonso Enríquez continuará la reconquista del territorio que aun estaba en manos de los moros, iniciando un período de gran avance hacia el sur, conquistando y tomando las plazas de: Leiria (1145), Santarém y Lisboa (1147), Alcácer do Sal (1158), Beja (1162), Évora (1165), Serpa, Moura y Juromenha (1166).

El 23 de mayo de 1179 a través de la Bula Manifestatis Probatum, el Papa Alejandro III reconoció a  Dom Alfonso, el título de rey de Portugal. Portugal lo tanto ha sido gobernada por 34 reyes, divididos en cuatro dinastías (Borgoña, Avis, Austria y Braganza), todos ellos marcaron con su propio sello la historia de nuestro país desde hace más de 770 años, desde la fundación del Reino de Portugal hasta el reinado de Dom Manuel II, ultimo rey de Portugal.

El rey Dom Manuel II fallece en su exilio de Inglaterra un  2 de julio de 1932. No dejó descendencia. Y no existe descendencia legítima portuguesa de su bisabuela (Reina Doña María II), o de su tatarabuelo (el Rey Don Pedro IV).

De acuerdo con las normas de la Carta Constitucional, debe suceder al trono y, por lo tanto, ejercer como Jefe de la Casa Real, los portugueses que se derivan de la línea lateral legítima anterior, bajo las reglas de primogenitura y la representación. Esta garantía solo puede ser ejercida por los descendientes de Su Alteza la Infanta Dona Ana de Jesús de Braganza y Borbón, hija de Dom Juan VI y tía paterna de Dona María II.

Por lo cual, después de la muerte del rey Dom Manuel II, el jefe de la Casa Real portuguesa a día de hoy es Su Alteza Real Dom Pedro de Mendoza Braganza y Borbón, Principe Real, Duque de Loulé y si se restaura la monarquía debería tener la sucesión al trono de Portugal.