Historia de la Real y Militar Orden de San Miguel del Ala

Sabemos por la leyenda, que en una de las muchas batallas y escaramuzas que sostuvieron las tropas de Alfonso I de Portugal contra un ejército musulmán, apareció el Arcángel San Miguel entre las filas lusas, jaleando y animando a los soldados. Dicen, que la presencia milagrosa cambió el signo de la batalla, haciendo que el triunfo de los cristianos fuese completo. Por ese motivo, el Rey de Portugal, queriendo mostrar su gratitud y reconocimiento al Santo Arcángel, Instituyó la Orden de San Miguel de Portugal, también conocida como la Real y Militar Orden de San Miguel del Ala.

Analizando los documentos históricos que existen sobre la misma, podemos decir que la mayoría de ellos concuerdan que la Orden se instituyó por D. Alfonso Henríquez , conmemorando la toma de Santarém, de manos de los musulmanes, el día 8 de mayo de 1147, no obstante cabe destacar que esa fecha aparece por primera vez en el capítulo 18 de “A Crónica de Cister”, escrita por el afamado historiador cisterciense Fray Bernardo de Britto (1597-1602).

Desde el siglo XII, sus Grandes Maestres han sido siempre los Reyes de Portugal, aún estando la misma puesta bajo la jurisdicción del Císter (los cuales en 1630 publicaron la Constitución más antigua, que de esta Orden se conoce), y desde 1910, lo son los legítimos herederos de la Corona Lusa.

Desde su fundación, sus Caballeros hacen voto de defensa de la religión y de los más desfavorecidos, llevando como emblema un ala púrpura rodeada de rayos dorados.

En las páginas 418 y 419 del segundo volumen de “De Iure Abbatum et Aiorum Praelatorum”, publicado en 1691 por el Abad Ascanio Tamburinio, encontramos la transcripción del, entonces existente y hoy desaparecido, “Breve Papal” expedido por el Papa Alejandro III el 4 de enero de 1177, el cual reconoce a la “Ordo Equitum Sancte Michaelis siva de Ala”, consignando su fundación en 1166 y no en 1147. Hecho que no nos debe extrañar, ya que esta fecha se presenta según el calendario Juliano, entonces vigente en Portugal hasta el reinado de Juan I, y puesto que existe una diferencia de 38 años entre el Juliano y el Gregoriano, el año de 1166, tal y como se mencionan en los documentos papales, corresponde al año 1147 del calendario Gregoriano. Por lo tanto nos situamos en la fecha de la toma de Santarém, año del milagro solar del cual se comenta que nació la Orden.

Posiblemente la Orden fuese integrada en sus inicios por un grupo de Caballeros de la Orden de Santiago, procedentes de León, los cuales ayudaron al primer monarca portugués en la toma de Santarém. Parece que pudiesen ser devotos del Arcángel San Miguel, y que por ese motivo, y mucho antes de los hechos de Santarém, el Rey leonés consagrase un santuario para la protección de esos caballeros. Siendo éstos conocidos desde ese momento como “El Ala Militar de San Miguel de los Caballeros de la Orden de Santiago”, pudiendo explicar este el motivo por el que aparece la cruz de dicha Orden en el emblema de la de San Miguel del Ala, como quizás también su propia nomenclatura.

Si atendemos solo a las crónicas que nos hablan del milagro del ala flamígera, todas coinciden en decir que un grupo de Caballeros de Santiago, puestos a las órdenes del monarca luso durante la toma de Santarém, vieron como un ala roja y flameante puesta sobre el sol, les impulsaba a la batalla, hecho en el que se sustentaba la propuesta de canonización del Rey Alfonso Enríquez, lo que fortalece la versión anteriormente citada.

Como hecho curioso, podemos decir que antes de la batalla de Hastings, el paso del cometa Halley también significó la victoria para Rey y sus tropas, puesto que se creía que solo los ángeles podían mover las estrellas, y San Miguel es el mayor de los mismos.

Aunque no podaoseira3mos afirmar con total certeza cuál fue la verdadera fecha fundacional, podemos decir (como señaló Guy Sainty) que nos encontramos con la Orden portuguesa de mayor antigüedad, puesto que las anteriores existentes en Portugal fueron meras adaptaciones de sus vecinas españolas.

La Orden de San Miguel del Ala siempre ha estado muy unida a España, estando sujeta aquí ( al igual que en Portugal) a la jurisdicción del Cister. Apoyándonos en los registros de esa institución religiosa, podemos decir sin la menor duda, que la misma se asentó en España bajo la jurisdicción del Abad Fray Martinho de Alcobaça, durante la monarquía de Alfonso IX de León, avecindándose sus Caballeros en las villas de Trujillo, Santa Cruz, Zuferola, Lianoba y Albalá. Estos Caballeros en 1196 fueron recibidos por la Orden de Calatrava, estableciéndose de esta forma la hoy, todavía existente, rama de la Orden en España.

Como sabemos, el escudo de esta Orden portuguesa, se encuentra esculpido en la fachada del monasterio cisterciense de Santa María de Oseira (Ourense-Galicia-), al lado de los escudos de las Ordenes de Malta, Calatrava, Alcántara, Montesa, Avis y Cristo.

Aunque algunos estudiosos dicen que en 1733 la Orden cae en “desuso”, se la continuó enumerando en los libros sobre las Órdenes de Caballería que se publicaron durante los siglos XVII y XVIII, prueba ello que la misma continúa viva.