Funciones

El Consejo constituye la máxima autoridad de la jerarquía nobiliaria portuguesa, se encuentra bajo la alta protección de Su Alteza Real Dom Pedro de Braganza y Borbón, Duque de Loulé y Jefe de la Casa Real de Portugal, el cual confiere a un grupo de aristócratas las competencias correspondientes a representar y administrar los archivos de la nobleza portuguesa, así como asesorar y atender de cuanto se estime necesario para el mejor servicio de la Casa Real de Portugal, sus Títulos y otras dignidades.

Cumpliendo con las funciones y en los procedimientos de concesión, sucesión y rehabilitación, de títulos nobiliarios, honores y distinciones, como así quedan atribuidos y en vigencia desde la Carta Constitucional de la Monarquía Portuguesa de 1826.

También está destinado a informar a la sociedad civil de una verdad histórica, que siempre ha sido contaminada por diferentes agentes que intentan imponer sistemáticamente hechos e impresiones, con el afán de desprestigiar a la augusta monarquía portuguesa, a todos sus seguidores y simpatizantes, desafiando toda decencia y ley, de acuerdo con el planeamiento legal vigente.

Este Consejo aplica escrupulosamente la nueva concepción de la igualdad y el respeto mutuo entre hombres y mujeres, por lo que todos tienen los mismos derechos y obligaciones, siempre respetando el pasado, apreciando el presente y pensando en el futuro.

En la actualidad Portugal se encuentra alejada de ser un estado bajo el sistema político de monarquía parlamentaria o constitucional, sin embargo el Consejo de la Nobleza tiene razón de existir, para dignificar, destacar, recordar la historia y a muchos de los personajes que hicieron grande a Portugal, ya que, es legitimo respetar y reconocer la dignidad social que cada uno tenía, tiene o tendrá en la historia y en el servicio a la Familia Real portuguesa.