La solidaridad de la Casa Real de Portugal con el pueblo italiano

En el difícil período que viven Italia y Europa debido a la emergencia del «Covid-19», las iniciativas solidarias son importantes y necesarias para brindar consuelo y serenidad a quienes más lo necesitan.

 

El Instituto Maria Pia de Saboya, Reina de Portugal, por voluntad de Su Alteza Real Dom Pedro, Duque de Loulè, Jefe de la Casa Real de Portugal y Gran Maestre de sus Ordenes Dinasticas, a traves del Real Consejo de Ordenes Dinasticas de Portugal, ha realizado una donación especial a la Asociación Internacional Regina Elena Onlus. Su presidente Gabriele Albertini y su vicepresidente el Conde Giuseppe Rizzani, la entregaron a su vez al Vicepresidente Nacional de la Asociación que lleva el nombre de la «Reina de la Caridad», el Dr. Alberto Casirati, una gran cantidad de material destinado a obras de caridad, que se llevarán a cabo tanto en Italia como en el extranjero.

 

Entre estos, vale la pena mencionar los 300 paquetes de medicamentos, por un valor de 4.170 €, enviados a África; los 311 productos de higiene, valorados en 1.642 €, entregados a personas mayores aisladas de las provincias de Parma y Ferrara; los 822 kg de alimentos, por un valor de 3.264,80 €, entregados a familias pobres en la provincia de Bolonia; las 306 camisetas, por un valor de 3.600 €, entregadas al personal médico y paramédico en la provincia de Bérgamo; las 80 máscaras y viseras, por un valor de € 761, entregadas a voluntarios de la provincia de Cuneo y los 78 juguetes nuevos, por un valor de 1.726 €, entregadas a familias desfavorecidas en las provincias de Reggio Emilia y Cesena-Forlì.

 

Esta iniciativa ha permitido, entre otras cosas, confirmar, una vez más, la antigua y sólida amistad que une al pueblo portugués con el italiano. Una relación de simpatía mutua y viva, consolidada durante siglos de historia y de muchos momentos compartidos. Y hoy como ayer, estos dos grandes países, Italia y Portugal, también están unidos ante la difícil situación internacional. Lado a lado en la esperanza, en la solidaridad y en la lucha común por la victoria de la civilización sobre la terrible enfermedad que ha afectado nuestras vidas.